¡¡¡BIENVENIDOS!!!
El Blog tiene muchas páginas. En los ARCHIVOS puedes ver todas las entradas de cada
mes en una sola ventana. (TE RECOMIENDO ESTE SISTEMA).

Con el BUSCADOR puedes ubicar algún tema que te interese en particular

12.6.09

NERUDA en ATLÁNTIDA, ¿error histórico?


(foto de Arinda González Bo, junio2009)
(Se puede ampliar con un click sobre ella)

 




Allá por el año 2000, en una reunión preparatoria de un evento cultural de la comunidad, escuché un comentario realizado muy al pasar, referido a que la verdadera casa de Atlántida en la que vivió el poeta chileno Pablo Neruda, no era la que se conocía como museo “Paseo de Neruda”, sino que era otra, ubicada también en la rambla, pero un poco más hacia el este.
La persona que brindó este dato fue el Profesor Juan Manuel Gutiérrez, un reconocido historiador local, -fallecido recientemente- que escribió, entre otros, un libro dedicado a la historia del balneario : “Atlántida, un sueño que surgió desde las olas”.

Siendo un admirador de Neruda, como siempre lo he sido, me fui en ese momento a buscar el lugar de acuerdo a los datos que Gutiérrez había dado. La principal referencia era que la casa tenía un cartelito de piedra que decía DATITLA. La ubiqué. Llegué a ver el cartel, que estaba tirado en el fondo de la casa. Lamento no haberlo fotografiado, porque con el correr del tiempo dicho cartel desapareció. Era una simple piedra laja de color gris, de pequeño tamaño, en la que se había escrito con pintura blanca, en letras de imprenta, aquel nombre tan simbólico.

Aún hoy, si se busca en la web información sobre la estadía del poeta chileno en esta ciudad uno se encuentra con la foto del museo “Paseo de Neruda” y con la afirmación de que Neruda y Matilde vivieron su amor allí.  Y eso no es cierto.
Actualmente el museo ya no existe como tal, si bien el cartel de la entrada se conservó por mucho tiempo. No sabemos qué suerte corrieron los materiales museísticos que allí se exhibían, ni a quién pertenecían.

Pero el motivo central de esta nota es corregir el error de seguir afirmando que la casa es efectivamente ésa, cuando no lo es. La verdadera vivienda, en la cual cobijaron por un tiempo sus amores secretos Pablo y Matilde, está ubicada en la rambla, casa por medio con el llamado “chalet azul”, o sea la antigua residencia veraniega de Quintela.


La llamada “Casa de Neruda” parece mucho más moderna por el tipo de construcción; de una sola planta y muy sencilla en su exterior. Dicha vivienda era propiedad, allá por los años cincuenta, del Arquitecto Alberto Mántaras, el cual se hizo amigo de Neruda en un viaje por mar desde Europa a Montevideo (año 1952).
Neruda era casado por ese entonces con Delia del Carril, pero venía en el barco con Matilde Urrutia rumbo a Buenos Aires y el uruguayo le ofreció el refugio de Atlántida para cuando ellos quisieran.

Se dice que el deseo de ocultar las circunstancias del romance y su pasión por los bellos nombres llevaron a Neruda a llamar Datitla, -anagrama (sin la ene) de la palabra Atlántida- a la ciudad uruguaya y al chalet que los recibió en dos oportunidades, enero de 1953 y octubre de 1956.
En la casa de Mántaras, el poeta chileno escribió los conocidos poemas que nombran a Atlántida como Datitla. Y este nombre aparece también en algunas cartas en las que Neruda menciona el lugar.
"La casa copiosa de la soledad", así describe íntimamente el poeta a su refugio secreto en la costa uruguaya.
Los poemas escritos en Atlántida completaban un herbario -que Matilde iba formando- con plantas, flores y semillas, que ambos recogían en sus paseos por el balneario.
Estos poemas fueron reunidos en un libro llamado “Oda a las flores de Datitla”, publicado por la Editorial Sintesys, en el año 2002.

Sabemos que la “Casa de Neruda”, como la llamamos los habitantes de Atlántida, ha cambiado de dueño varias veces y seguramente ha sido alquilada por temporada muchas veces, también.
Es posible que quienes han vivido en ella, no supieran que se trata de la misma vivienda en la que estuvo -sólo algunos meses- el autor de libros tales como : “Residencia en la Tierra”; “Veinte Poemas de Amor y una Canción Desesperada”; “Odas Elementales”; “Los Versos del Capitán”; “Canto General”; “Confieso Que He Vivido”.
Y que fue Premio Nobel de Literatura en 1971.

                                                     **

En los primeros días de junio, del año 2009, pasando como tantas veces frente a la casa de la rambla me encontré con una muy grata sorpresa, porque el jardín de la misma había sido remodelado y sobresalía en él un cartel de madera labrada con la inscripción :

                                           “Datitla, P. Neruda”

Así comenzaba a develarse el misterio y corregirse un error histórico.

Actualmente (año 2011) se le han agregado rejas en el frente de la propiedad y han habido modificaciones en el jardín.
Pero lo que es seguro que ya nadie tendrá dificultad para ubicar el lugar. Ya nadie repetirá erróneamente, a sabiendas o no, que la casa donde vivió Neruda es aquella donde estaba el ex-museo. Y todo estará en su lugar.  Como siempre debió ser.

………………
“Arenas de Datitla junto
al abierto estuario
de La Plata, en las primeras
olas del gris Atlántico,
soledades amadas,
no sólo
al penetrante
olor y movimiento
de pinares marinos,
me devolvéis,
no sólo a la miel del amor y su delicia,
sino a las circunstancias
más puras de la tierra:
a la seca y huraña
Flora del Mar, del Aire,
del Silencio”.

(Fragmento del poema “Oda a Atlántida”, Pablo Neruda, 1953)

Texto _ Wilson Mesa

2 comentarios:

Jorge dijo...

Hola Amigo: hace un año atrás un grupo de alumnos de un Instituto ubicado en la periferia de Adrogué, Provincia de Buenos Aires, pensó en un proyecto para trabar la discriminación. Este proyecto sigue en pié. Ellos provienen de familias de bajos recursos y con dificultades en construir proyectos de vida en una sociedad tan selectiva.
La dirección del Blog es http://nodiscrimine.blogspot.com/
Más allá del Blog mi propósito es que se den cuenta que pueden revertir situaciones personales y familiares y pueden construir un futuro mejor.

Es por eso que me animo a invitarte a dar una mano desde tu generosidad, ¿cómo?
• Visitando el blog,
• Dejando un comentario en alguno de las publicaciones,
• Recomendarlo a amigos y conocidos,
• Difundiendo el Blog desde el tuyo,
• Haciendo un enlace.
Te agradezco de corazón tu tiempo y tu voluntad. Un saludo.

Wilson Mesa dijo...

Gracias por tu visita.Pasaré por ese blog para conocerlo.Muchas saludos y suerte!!!