¡¡¡BIENVENIDOS!!!
El Blog tiene muchas páginas. En los ARCHIVOS puedes ver todas las entradas de cada
mes en una sola ventana. (TE RECOMIENDO ESTE SISTEMA).

Con el BUSCADOR puedes ubicar algún tema que te interese en particular

6.8.10

_ El fotógrafo de GARDEL _ José María Silva _


(la foto más famosa de Gardel)

El llamado “fotógrafo de Gardel”, José María Silva, había nacido en Pontevedra, Galicia, el 29 de setiembre del año 1897. Y murió en Uruguay, a la edad de 102 años, el 3 de enero de 2000.
Tenía seis años cuando su madre emigró con él a Uruguay, en 1904. Ya su padre había muerto luchando en la guerra de Cuba, el mismo año que José nació.
En Uruguay la madre comenzó a trabajar como lavandera, costurera y otros menesteres.
Entre los clientes que ella tenía se encontraba la familia Ucar, quienes eran dueños de una casa de fotografía llamada “La Fotografía del Indio”.
Con tan solo 14 años José Maria Silva necesitaba trabajar y fue entonces que se inició como mandadero del negocio de los Ucar. Allí aprendería todos los secretos de su futura profesión.
Para 1919 decide independizarse e inaugurar su propio estudio fotográfico, el que se llamó “Foto Silva” y el eslogan de la casa era: "Foto Silva, el fotógrafo de los artistas y un artista entre los fotógrafos".
El retrato era el trabajo principal por aquel entonces y Silva era el retratista de los famosos del espectáculo y la creciente clase media. Adquirió notoriedad gracias a sus excelentes técnicas aplicadas a la toma y el revelado.
Pero no se dedicó únicamente a los retratos, colaboró con la revista “La Semana” y el diario “El Día” de Uruguay, trabajó para la editorial Atlántida de Buenos Aires y sus fotos eran publicadas en revistas como “El Gráfico”, “Para Ti” y “Atlántida”, entre otras. Además realizó la cobertura del Campeonato Mundial de Fútbol de 1930.
Fue fundador de la Asociación de Fotógrafos Profesionales del Uruguay y defensor incansable de los derechos profesionales de éstos.
Trabajó en una época donde este arte era incipiente y adquirió gran renombre en el Río de la Plata.
“Foto Silva” permaneció abierta hasta 1994, año en que él y su hijo deciden cerrarlo.


(José María Silva en su estudio fotográfico)

La historia entre José María Silva y Carlos Gardel comenzó un día de 1917, cuando el cantor, ingresó junto a José Razzano en el local de “La Fotografía del Indio”. Como no podía ser de otra manera quien los atendió fue el joven José María y estos dos muchachos, que integraban un dúo, fueron fotografiados por él.
Tras aquella primera visita Gardel volvería a visitar a “Silvita” (como el gustaba apodarlo), recurriendo a su oficio.
En 1923 posó ante el lente de José Maria Silva vestido de gaucho, cinco años después volvió a su estudio previo a un recital que daría en el gran Teatro Solís.

LAS FOTOS LEGENDARIAS

En octubre del año 1933, Carlos Gardel acudió a Silva para que le sacara una fotografía (retrato, como se decía en ese entonces) que quería llevar para publicidad en su próxima gira.
Silva le tomó seis fotos ese día, pero una de ellas, sobre todo, se convirtió en la fotografía más conocida de Gardel, el icono más asociado al “Morocho del Abasto”, así como Korda inmortalizó la imagen del Che Guevara, en 1960.
El célebre retrato de Carlos Gardel -sonriente, tres cuartos de perfil- fue tomado con una cámara de pedestal y caja de cedro Semicentenial Stand Kodak, que estaba dotada de un objetivo Dallmeyer, contó Silva muchos años después.
La imagen había quedado fantástica. Luego de Europa, Gardel voló hacia New York, desde donde le encargaría 400 copias más del retrato. Dicen que en sus presentaciones exigía que estuviesen las imágenes de Silva como publicidad.

......


......
(las fotos del año 33, últimas que le tomó Silva a Gardel)

Entrevista a José M. Silva, diario La Nación, de Argentina, en el año 1994.

"Conocí a Gardel en 1917. Yo tenía 20 años y trabajaba en la casa "Fotografía del Indio. Y él, por entonces, no era famoso y cantaba canciones criollas, no tangos".
_¿Cómo lo conoció?
_El actuaba periódicamente en Montevideo en teatros pequeños y en cabarets, en los que interpretaba temas criollos. Cada vez que daba un recital en Montevideo venía al estudio para que le sacara fotografías, que en aquellos tiempos eran el medio que usaban los artistas para promocionar sus espectáculos.
_¿Cómo era el Gardel que Usted conoció?
_Era un hombre gordo que se peinaba con raya al medio y sin gomina. Su transformación física vino pocos años después, a partir de la década del 20, cuando se dedicó al tango, saltó a la fama y comenzó a filmar películas en Estados Unidos.
Negocio propio
El relato sigue. Silva se independizó y puso su propio estudio, "Foto Silva" en la avenida Rondeau, donde lo siguió buena parte de la clientela que hasta entonces había atendido en el local de la 18 de julio. Entre esos clientes estaba Gardel.
"Gardel era un tipo muy agradable y muy fácil de retratar. A lo largo de mi vida le he sacado fotografías a cientos de artistas del Río de la Plata y casi ninguno se comportaba como Gardel. La mayoría tenía unas pretensiones bárbaras. Creían saber cómo posar frente a una cámara y la enorme mayoría no entendía nada. En cambio Gardel era encantador en todo sentido, me dejaba hacer mi trabajo y aceptaba todas mis indicaciones. Teníamos una relación profesional muy cordial", dijo Silva.
_¿Cómo era una sesión de fotos?
_Yo nunca lo traté de vos a Gardel. Pero él a mi sí. "Che Silva vamos a hacer unas fotos" me decía cuando llegaba a mi estudio y luego que terminábamos la sesión, se metía en la trastienda del negocio a conversar con mis asistentes."
_¿Cómo nació el célebre retrato?
_Con Gardel, así como con casi la totalidad de los artistas que fotografié, apliqué una táctica según la cual el lado izquierdo de las personas es siempre el más perfecto y que por lo tanto los retratos debían ser sacados de ese lado. Yo la apliqué y me dio buenos resultados.
_¿Y con Gardel?
_En octubre de 1933 Gardel fue a mi estudio. Se presentaba en esos días en el teatro 18 de julio, hoy convertido en cine. Sería la última vez que actuaría en Montevideo. Ya era una estrella consagrada y su presencia en mi local provocó un tumulto. Gardel llegó como siempre impecablemente vestido con un traje azul y su clásico sombrero. Le tomé seis fotografías. En ese momento se encontraba en el local un famoso cantante de ópera uruguayo, Francisco Pons, quién le preguntó : "¿Es cierto lo que la gente dice, que usted tiene dentadura postiza?" a lo que Gardel le contestó:"Mire qué postizos son" , y trataba de arrancarse con las manos los dientes". Tenía como se ve en las fotos, una dentadura extraordinaria, que no era postiza, y que llamaba la atención en aquella época por su perfección."
"Dos días más tarde Gardel volvió a buscar las fotografías, porque en aquella época el revelado llevaba su tiempo. Cuando las vio me dijo: "Che Silva ni los gringos me han sacado así" y ahí mismo me encargó 100 copias que, según me expresó, eran para llevar a Buenos Aires y Estados Unidos."
Silva nunca imaginó que esas fotos del "Zorzal Criollo" sonriente en el esplendor de su carrera, darían la vuelta al mundo y se transformarían en la imágen que la mayoría de los rioplatenses recuerdan cuando evocan a Gardel.
"Esas fotos muestran a Gardel tal como era. No tan maquillado y fueron sacadas como él lucía cuando andaba por la calle. Hoy que a lo largo de mi vida he visto miles de fotos y retratos de Gardel, creo que las que hice yo no fueron tan malas."
Sin dudas que Gardel quedó muy satisfecho con las últimas fotografías que le tomó Silva y así lo dejó documentado en una de las copias que le dedicó:"Encantado de haber posado para el gran artista Silva. Con admiración Carlos Gardel."

Las fotografías que José Silva tomó a Carlos Gardel fueron registradas como propiedad intelectual, en el año 87 aproximadamente, según contó Rosario Silva, nieta del fotógrafo uruguayo.
Se trata de casi una treintena de fotografías que fueron tomadas en Montevideo entre 1917 y 1933.
Rosario Silva, abogada de profesión, informó que en 1994 su familia entabló y ganó un juicio a los distribuidores en Uruguay de las revistas “Gente” y “Para Ti”, que publicaron en sus respectivas contratapas una de las fotografías de Gardel, tomada por su abuelo, en una publicidad de “Caro Cuore”.
Señaló, además, que tiempo atrás también demandó a un diario de Montevideo por utilizar en un afiche, que promocionaba un video de Gardel, otra fotografía sacada por su abuelo.
Indicó que no obstante se ha permitido utilizar en campañas publicitarias locales las fotos de Gardel, previa firma de un contrato. (Diario La Nación).


(Silva frente a la famosa foto de Gardel, sacada por él en el año 1933)
José María Silva dijo de Gardel: “Él dejaba que el fotógrafo hiciera lo que quisiera; era distinto a otros artistas que creen que saben todo y no saben nada, porque no es lo mismo estar en el teatro que sacarse una fotografía... Gardel era tremendamente fotogénico y tenía una extraordinaria condición para posar, lo que hacía mi trabajo fácil y gratificante. Su sonrisa le iluminaba toda la cara”.

Fuentes :
Diario La Nación, entrevista a J. M. Silva, 1994
http://www.zorzalcriollo.com/
http://www.todotango.com/, nota de Rafael Flores.

(Las imágenes se pueden ampliar)