¡¡¡BIENVENIDOS!!!
El Blog tiene muchas páginas. En los ARCHIVOS puedes ver todas las entradas de cada
mes en una sola ventana. (TE RECOMIENDO ESTE SISTEMA).

Con el BUSCADOR puedes ubicar algún tema que te interese en particular

21.11.08

Mitos y Leyendas_ EL NUDO GORDIANO


Alejandro cortando el nudo gordiano, pintura de
Jean-Simon Berthélemy (1743–1811).
Dice la leyenda que Alejandro de Macedonia al no poder deshacer un nudo de soga muy complejo, inventado por Gordias, rey mítico de Frigia, desenvainó la espada y lo cortó de un tajo certero.
Por tal acción lo tildaron de impaciente, de poco sagaz y de bárbaro. No podemos saber las motivaciones que llevaron al guerrero macedonio a tomar ese camino.
Tal vez la impaciencia de alguien acostumbrado a vencer todos los obstáculos. Tal vez la premura de tener que resolver rápido un desafío.
Quizás fuera la simplicidad de una mente de razonamiento directo y sin recovecos para dar solución a problemas que aparecen como muy complicados.
Pero Alejandro -después llamado el Magno- que fue realmente “el más grande” conquistador antiguo, ¿lo fue por audaz? ¿por valiente? O, sobre todo, ¿por resolver con decisión y rapidez los problemas que se le presentaban?
**
En la actualidad, cuando se habla de “nudo gordiano” se alude a un problema central. Un punto que es clave para enfrentar, y resolver, una situación muy difícil.
Algunos optan por ignorar el nudo. Y se pierden en disquisiciones que no llevan a ningún lado, a ninguna solución real.
Otros desbrozan la maleza alrededor del centro -el nudo- y lo dejan al descubierto. Pero no logran desatarlo.
Otros, como Alejandro Magno, atacan de frente y cortan de un tajo el nudo, haciendo brotar la solución, ¿o más problemas?.
Es posible que el Dalai Lama, frente a la misma situación, meditara largamente aguardando a que las fuerzas espirituales se ordenaran alrededor del "nudo" y entonces deshacerlo sin esfuerzo. O, como también podría suceder, no lograrlo nunca, pero seguir esperando siempre.
Piense, el lector, cuál sería su proceder frente a un nudo gordiano de la vida.
¿El tajo certero o la meditación y la espera?
Cada cual sabrá qué contestar. Éste es el desafío.
(Wilson Mesa, nov. 2008).